miércoles, 9 de abril de 2008

¡Agua pa´las papas!

De qué podría escribir hoy sino del agua, si lleva cayendo practicamente sin parar desde el Domingo por la noche. Además hoy viene acompañada de su amigo el viento.
Todos estaremos de acuerdo con que la lluvia en la ciudad es una putada, tanto para el tráfico, como para los comerciantes, los peatones (cuántos paraguas se habrán roto ya), etc. Pero creo que debemos quedarnos con sus efectos positivos que no son pocos; por ejemplo, lucha contra la contaminación, refresca el ambiente, limpia los coches (¡gracias lluvia!) y un largo etcétera. Pero sobretodo, y lo más importante, ayuda a que no se sequen nuestros diques, rios y lagos, ahora que tanto se habla de la sequía que azota media España.

Como diría Manolito, "saltarina y clara, saltarina y clara. Turbia, saltarina. Saltarina y clara..."

0 divagaciones mentales: