viernes, 16 de mayo de 2008

Aprovechando el tiempo

Mastropiero, fingía ardorosa pasión por la duquesa, pero a sus espaldas, le hacía la corte a su hija, Genoveva. De esta manera, siempre podía ingresar al castillo y frecuentar a su nieta, Matilde.

0 divagaciones mentales: