domingo, 11 de mayo de 2008

Rocío

Sin querer entrar en praderas religiosas y devotas, y mucho menos en caminos de fiesta, juerga y cantar, voy a intentar explicar el origen del Rocío (si algún entendido en la materia quiere corregirme ahí tiene los comentarios y encantado haré los cambios oportunos)

En el siglo XV, un cazador / pastor estaba en La Rociana de Almonte, y alarmado por los ladridos de sus perros se acercó entre zarzas y jaras al origen del nerviosismo de sus canes. Allí encontró, en el hueco de un tronco, la bella imagen de La Virgen de los Ángeles.

El hombre quiso llevar a Almonte la imagen, pero por los esfuerzos para sacarla del bosque, se quedó dormido. Al despertar vio que ya no estaba con él la imagen. Volvió donde la había encontrado, y sin explicarse el porqué allí la vio de nuevo.

Entonces corrió hasta Almonte para contar a todos lo que había sucedido, y al volver con sus paisanos, vieron de nuevo la santa imagen, que estaba en perfectas condiciones a pesar de las inclemencias del tiempo.

Poseídos por la devoción y el respeto, la sacaron entre las malezas y la pusieron en su iglesia mientras construían un templo donde el hombre la encontró. Dentro de la pequeña iglesia se construyó un altar para colocar la imagen utilizando el tronco en que fue hallada como peana.

Desde entonces se conocería como la Virgen de las Rocinas.

2 divagaciones mentales:

Romero dijo...

Lo que has contado es la leyenda pero no tiene nada que ver con el origen del Rocío.

Astarté llegó a nuestras costas a bordo de los barcos fenicios hace más de tres mil años y su culto se extendió por el valle del Guadalquivir.

Uno de ellos la llevó a Egipto, donde se identificó con Hator - diosa del cielo, la fertilidad y el amor - y más tarde ésta se mimetizó con Isis, la gran Maga, la madre virgen, representada con el niño Horus en su regazo, trono del dios encarnado. Sobre su cabeza se dibujaban dos cuernos de buey en medio de los cuales lucía un disco solar. Roma la incorporó a su panteón y con las legiones romanas Isis viajó a los confines del Imperio.

Un segundo camino la llevó a Grecia y allí su personalidad dual se trasnformó en la pacífica Deméter, literalmente "la madre", que hacía crecer las cosechas, y la sensual y a veces peligrosa Afrodita, a la que los romanos llamaron Venus, estandarte del Imperio. Su símbolo era una paloma blanca.

La Virgen del Rocío, a la que llamamos Reina del Cielo, Trono de Dios, Madre universal, coronada de estrellas y con la luna a sus pies, su símbolo y su sobrenombre es la Blanca Paloma.

El culto a la antigua diosa, cristianizado y aderezado con nuestro propio flolklore, está incrustado en el subconsciente colectivo de todos los pueblos que llevamos miles de años habitando a orillas del Mediterráneo. Existe una conciencia común que nos conecta con gentes de otras tierras y otros tiempos.

Un saludo.

Mastropiero dijo...

Llevas toda la razón, en el post se intentaba dar a conocer la leyenda del Rocío, y como muy bien has explicado el origen en sí es otro.

Es curioso como las religiones tiene muy pocas cosas originales, entendiendo originales como propias suyas. La mayoría de sus elementos son heredados de otras religiones, que a su vez lo heredadon de otras. A veces estos elementos se van transformando con el folclore propio, como muy bien has comentado.

Por ejemplo, el día 25 de Diciembre se celebra el nacimiento de Jesús, pero se sabe con más o menos exactitud que nació hacia la primavera. Se adoptó esa fecha porque era una fista pagana en honor y exaltación al Sol.

¡Chaito!