miércoles, 21 de mayo de 2008

Sal, vinagre y aceite

Este, y sólo este, es al parecer el orden perfecto para hacer un buen aliño de ensalada; al menos es lo que explicaron el domingo pasado en el programa Tecnópolis (CanalSur). Y la cosa tiene su explicación más o menos científica y/o culinaria: Con el vinagre (y los restos de agua que quedan en los alimentos) la sal se disuelve completamente y el aceite reparte homogeneamente el aliño por toda la ensalada.
Si primero se echara el aceite, cubriría todos los componentes impidiendo que la sal y el vinagre penetraran e impregnaran la lechuga, los tomates, la zanahoria y resto de elementos. Esto es así porque el vinagre, al ser menos viscoso y denso que el aceite, resbalaría y se estancaría en el fondo; además la sal quedaría completa ya que no se disuelve en aceite.

Al parecer en este caso, el orden sí afecta al resultado final.

Chaito y sed bueno, si podeis.

0 divagaciones mentales: