jueves, 5 de junio de 2008

¡Yo no soy tonto! = ¡Yo no seré viejo!

Aunque quizá me gustaría serlo, al menos después de leer la noticia que informa de que "Científicos descubren que las moscas menos inteligentes viven menos tiempo", ya que la actividad neuronal sostenida acelera su envejecimiento.

Si extrapolamos esta información a la especie humana veo muy desolador futuro para nosotros. Lucharían por ser los más longevos del planeta canis, garrulos, capullos integrales y bobos trogloditas (con el perdón de los antiguos habitantes de las cavernas); y encima, gracias a estos simpáticos viejecitos, el resto de los humanos con más de 2 neuronas atrofiadas deberán pagar más impuestos para la pensión de estos descerebrados (para la pesión por discapacidad psiquica que necesitan habrá que hacer otro desombolso aun mayor)

Estas moscas cojoneras (no me refiero a las del estudio, sino a los canis y otras especies) ya inundan muchas ciudades españolas, por tanto es normal que nuestro pais sea uno de los que tiene más media de edad del planeta. Ya me imagino dentro de unos años a ese viejecito con chandal blanco y zapatos de muelles, con un peinado de cenicero y lleno de oro hasta los dientes, pedirle "un lero surmano par bus" porque su bonobus de cani-pensionista lo perdió cuando iba en su moto a escape libre pa vacilar delante de la Jenny. Es más, ahora que lo pienso, algunos de ellos podrían ser casi inmortales, dado el escaso uso que hacen de su capacidad mental.

Personalmente pienso que vivir no significa perdurar. Vivir menos tiempo pero disfrutar, aprender, amar, reir y llorar, crecer física e intelectualmente, realizarse, etc. durante "nuestro" tiempo, en realidad es vivir más.

¡Chaito y sed buenos...si podeis!

2 divagaciones mentales:

Anónimo dijo...

Últimamente te superas en cada entrada. Me gusta como hilas con ese punto de humor y sátira todo lo que escribes, enhorabuena!

PD: Muy bonito y profundo el último párrafo.

Mastropiero dijo...

A anónimo: Muchas gracias, siempre me gusta pintar con humor las cosas, porque de sofocones y tristezas está el mundo lleno.

Chaito!