martes, 1 de julio de 2008

Soulería

Después del éxtasis futbolero del domingo pasado, y justo antes de irme a la cama, estuve un rato haciendo zapping (uno de los deportes nacionales por excelencia) Y me topé de casualidad con un programa musical, en La2, del que me llevé una grata impresión: No maten al pianista, el que recomiendo encarecidamente (actualmente se emite los domingo a eso de las 00:30 - 1:00 de la noche)

El caso es que justo cuando lo sintonicé estaba cantando en directo (cosa bien rara de ver en TV) un chaval jóven con aire gitano, junto a lo que parecía ¿un coro de gospel? y lo que sonaba tenía muy buena pinta, algo así como flamenco con giros de soul, o soul con giros flamencos (como quiera el consumidor). Justo en ese momento terminaba el programa y me quedé con las ganas de saber quien era, pero me quedé con el estribillo-rima-trabalengua: ¿Cómo quieres que te quiera si quien quiero que me quiera no me quiere como quiero que me quiera?
Una vez más San Google me dio la respuesta: El artista se llama Antonio Álvarez Vélez Pitingo, y es natural de Ayamonte (mira tu que casualidad). Actualmente tiene, junto a Juan Carmona, un espectáculo llamado Soulería, donde fusionan el flamenco con el soul, el gospel y el pop. A priori una mezcla complicada, pero el resultado es impresionante, totalmente alucinante. Imprescindible para todo los amantes del flamenco (quizá los puristas le pongan algún pero), qué digo del flamenco, para los amantes de la buena música.

Como en la web de Soulería se pueden escuchar todos los temas del espectáculo os dejo con "Familia habichuela", uno de los temas de su primer disco, Pintingo con habichuelas, donde ya se le veían venir los tientos. De todas formas podéis encontrar mucha información, videos y música se él por Intenet.


PD: Encuentro una "definición" de Solería, "Dícese del feliz resultado de la capacidad para hacer, poniendo el alma, unas determinadas virguerías con la voz, ajustándose en todo momento al compás flamenco más exacto. El soul y el flamenco requieren voces con un color especial y velocidad de ejecución que permite transitar ágilmente por escalas de vértigo; Aquí se unen dos colores y dos escalas en un sólo concepto chipén: Flamenco-Soul".

¡A disfrutar se ha dicho!

0 divagaciones mentales: