martes, 16 de septiembre de 2008

Vuelta a la normalidad

¡Qué cara de felicidad tenían Leti y Felipe! Y es que no todos los días una hija va al por primera vez al colegio de mayores; bueno por eso y porque, como el resto de los padres de España, los Príncipes por fin pueden descansar del ajetreo que causan los niños durante el verano y volver a la normalidad de sus trabajos y sus vidas.

Lo tienen ya todo pensado: Las mañanas de lunes, miércoles y viernes preparará Leticia el desayuno para toda familia; martes y jueves será el turno de Felipe, que no se diga que no están con los nuevos tiempos. Justo después, la madre ayudará a la hija a preparar la mochila con sus 5 kilos de peso, sin olvidar ese pastel tan rico que prepara la abuela Sofía para el recreo.

Cuando el padre lleve a la niña al cole de camino al trabajo, Leti se quedará con la pequeña, que desde que estamos en crisis la pobre no encuentra nada para currar. Su amiga la Toñi le está intentando colar de cajera del super del barrio; pero mientras tanto tiene toda la mañana para "hacer la casa", ir al mercado y preparar esas lentejas que tanto le gustan a su cari (aunque a la grande está en esa edad en que no le hacen mucha gracia) y recoger a la niña a las 2.

Él lo lleva algo peor: La media hora de atasco de todos los días para llevar a Leo al cole (a ver si ponen ya ese autobus escolar), el beso en la mejilla, y otros 30 minutos de atasco para llegar a la oficina. Allí le espera un largo día, que desde que se filtró que Don Ramiro quiere hacer un ajuste de plantilla intenta echar un par de horas más todos los días, le hace recados personales y está disponible los fines de semana, que por él no sea. Y encima están los rifirrafes con Rodríguez.

De todas formas, no importa que Papi tenga que echar horas extras fuera de la oficina, trabajando de camarero en el Bar der Paco, para poder pagar la vuelta al cole de su hija.

Las tardes ya se las tienen planificadas a Leo: Lunes y jueves informática y judo; Martes y Viernes inglés y conservatorio; y los miércoles le hará compaña con su hermana a la Abuela y el Yayo JuanCa, que después dicen que nunca les llevan a sus nietos. Además, así los padres puede darse un paseo por el Parque al menos una vez a la semana.

Si es que da gusto la vuelta a la normalidad...

!Chaito y sed buenos, si podéis!

5 divagaciones mentales:

Anónimo dijo...

Pero chaval tú como no te dedicas a esto? Que post tan bueno.

Mastropiero dijo...

A anónimo: Muchas gracias. A mí me encantaría dedicarme, el único problema es que no creo que mi jefe me pagara por eso, aunque valga millones ;)

De todas formas no me cuesta mucho: Tengo a 15 monos escribiendo todo el día posts, al llegar la noche me quedo con los 5 peores, y mi gato "mirrimiau" escoge el que quiere al voleo.

Saludos!

Luz de Gas dijo...

Muy bueno, todos volvemos a la normalidad

Saludos

Anónimo dijo...

Yo si que tengo ganitas de volver a la normaildad. Y aun me queda una semana de "vacaciones"... Tengo ganas de irme los domingo para sevilla y de cenar la tortilla de patatas de mi madre, de volver a clase y ver a los compis, de empezar un curso nuevo, de volver el viernes a casita, de ir a los ensayos en "nuestra" peña... lo peor es que cuando empiece todo esto tendré ganas de estar de vacaciones...

Mastropiero dijo...

A luz de gas: Como todo hijo de vecino. Saludos!

A anónimo: Es la dualidad onda-corpúsculo de la normalidad, cuando estás devacaciones quieres volver a la normalidad, y cuando vuelves quieres estar de vacaciones. Por cierto, ¿algún día me invitarás a esa tortilla de tu madre,no? ;)