jueves, 16 de octubre de 2008

Censura

Mucho revuelo ha levantado la polémica decisión de paralizar algunas promociones de la película "Diario de una ninfómana", aunque dicho sea de paso, le va a venir de perlas esta publicidad extra gratuita.

No nos tenemos que engañar, pero la práctica de la censura en el cine viene desde muy lejos; por ejemplo tenemos el caso de el film "Marcelino vino y vino", que originalmente contaba la historia de un monaguillo que se cogía unas buenas cogorzas con el vino de las misas, en las que el Padre Sebastián le echaba miradas furtivas, que tras la censura se quedó en el conocido "Marcelino pan y vino".

"Oh my god. Yes, yes...oh yes!", un clásico de del cine religioso de los 60 que contaba cómo una monja pasaba las horas rezando en su habitación, pasó a llamarse "A rezar se ha dicho" por considerar su título un tanto provocador. El documental "Las 69 formas de llegar a lo más profundo" sobre incursiones en cuevas y espeleología también sufrió una mutación en el título para poder ser publicado, pasando a llamarse "Amos p´abajo".

La ópera prima del iraní Qhesé Dhamé Aghuá "No sin mi burka",de la que ya hablamos hace unos días, fue retirada de las carteleras árabes mas castas por la escena donde se ve un trozo del lóbulo de la oreja derecha a la protagonista, escena tachada de escandalosa por los musulmanes más integristas.

En fin, mejor tomarse el asunto a broma, ya que al parecer aun hoy en día existen mentes cromañónicas que se niegan a vivir a la par de los tiempos que corren.

¡Chaito y sed buenos, si podéis!

7 divagaciones mentales:

Luz de Gas dijo...

A mi me da que te las has inventado todas, jejeje

Saludos

Mastropiero dijo...

A luz de gas: Eso como va a ser, hombre, si todas forman parte del 7º arte...al igual que "El botijo prodijioso", donde se contaba la historia de un piché (sólo para Valverdeños) que concedía 3 deseos a quien bebiera por el agujero grande sin mojarse :-)

Chaito!

Anónimo dijo...

A mi también me huele a eso.
Y otra cosa, no creo que sea noticia el hecho que se practique la censura en el cine en el mundo islámico. No vengamos ahora a descubrir las américas.

Anónimo dijo...

Eso, que se lo pregunten a Salman Rushdie, a ver si se sorpende.

Mastropiero dijo...

A anónimo: Veo que la sabiduría cinéfila de la que haces galantería, un poquito pedante la verdad, choca de lleno con el sentido del humor con el que intento tiznar las noticias que voy comentando. De todas formas, saludos y bienvenido.

Aasuero dijo...

La gente escucha la palabra "ninfómana" y ya se escandaliza. En fin, parece que volvemos a los años antes del destape.

Saludos.

Mastropiero dijo...

A Ana: Como dicen por ahí, "hay gente pa´to". Muy interesante el artículo de opinión de Cristina Fallarás en ADN.