viernes, 31 de octubre de 2008

Jalogüin

Pongámonos en situación: Niebla por el suelo, la oscuridad rota únicamente por la luz de la luna llena, el viento helado y el aullido de lobos a lo lejos...¡Uy qué mieeedo!

Como todos sabéis, el viernes se celebró Halloween, una fiesta importada de los países anglosajones cuyo origen se remonta muchos siglos atrás. Actualmente son típicas las fiestas de disfraces, las calabazas o el "truco o trato" de los más pequeños. También son muy comunes las historias de terror o las películas de miedo.

Estas historias dependen de el lugar, la cultura y los estratos sociales. Por ejemplo, famosa es la leyenda que ronda entre las vecinas cotillas que viven por toda nuestra geografía, donde se cuenta la historia de "La Paqui", la cotilla más cotilla de todas las cotillas. "La Paqui" estaba siempre asomada a la ventana viendo que ocurría en la calle; ya podía ser por la madrugada o estar cayendo agua a cántaros, ella erre que erre asomada en la ventada. Un sábado, mientras iba a la cocina para prepararle el puchero a su Juan, escuchó un estruendo y al girarse vio como la persiana de su ventana preferida se había cerrado de golpe al romperse la cinta: ¡¡Nooooooo!! (gritó) Por sus mejillas cayeron 2 lagrimones como 2 melones al descubrir que no tenía arreglo y que, al ser sábado, no podría asomarse por la ventana hasta el lunes por la mañana cuando viniera el persianista para arreglarlo. Por mucho que leía prensa rosa y veía programas de televisión del corazón no conseguía saciar su necesidad de cotilleos. El lunes a las 8 de la mañana llamó al teléfono que dos días atrás había sacado de las páginas amarilla, pero la sorpresa y el disgusto fue mayúsculo al descubrir que ese lunes era fiesta y todo estaba cerrado. De la ansiedad que cogió por no ver qué hacían sus vecinos, "La Paqui" sufrió locura perpetua de por vida. Se dice que por las mañanas se puede ver su reflejo en las ventanas de las vecinas más cotillas de las calles de España.

Si habéis conseguido leer el relato y no salir corriendo despavoridos, quizá no pase lo mismo cuando conozcais la historia de "La pija que tuvo que ir a la facultad de Farmacia con ropa que no combinaba". Se trata de un relato terrorífico sobre una joven pija pija super-hiper-fashion que, como todas sus compañeras de Farmacia, todos los días iba mega-gay vestida a clase: Vaqueros Levis, camisa Tomy Hilfiger, blusa Blurberry, zapatos Manolos, su bolso y cinturón de piel, gafas RayBan...Un día la chacha Mari Paz decidió vengarse por lo mal que la trataba la pija; así que metió en la lavadora toda su ropa y puso el programa más largo a máxima temperatura, con un chorreoncito de lejía. Al terminar, secó la ropa, la planchó y la guardó en su ropero de 4 metros de largo. A la mañana siguiente, tras quitarse la mascarilla anti-puntos negros, la pija abrió el armario y, al ver toda la ropa despintada, se desmayó al instante. Su padre, enfadado por perder 5 millones de euros en la bolsa, despidió a la chacha MariPaz, pero obligó ir a clase a la pija con su ropa despintada. Con pantalones rojos despintados, camisa rosa con toques celestes y zapatos y bolso naranja se presentó en la facultad más pija de todas. Todos la miraban y se reían de ella. Salió corriendo como alma que lleva el diablo cuando vio que hasta el conserje se burlaba de ella. Nadie más la volvió a verla jamás. Se cuenta que a veces se ve a una mendiga con harapos que no pegan ni a la de tres a las puertas de las tiendas de Victorio y Luchino.

No qujiero ser responsable de ataques al corazón y muertes súbitas, así que por ahora se terminaron las historias de miedo...aunque cuidado, puede que en cualquier momento vuelvan más relatos de misterio y miedo.

¡Chaito y sed buenos, si podéis!

5 divagaciones mentales:

Mastropiero dijo...

Sí, ya sé que estoy colgado...La entrada ha sido fruto de una locura transitoria ignífuga galopante

xD

Luz de Gas dijo...

No se si podré dormir esta noche con estas dos leyendas.

La de Paqui la conocía, pero la de la pija no.

Estremecedora

Luz de Gas dijo...

Por cierto el OpenOffice no abre documentos docx, he bajado el converter odf-converter para las extensiones pero sigue sin abrirlos, no se si tendré que volver al word, seguiré buscando algo que los abra

Mastropiero dijo...

A Luz de gas: Prueba con http://docx-converter.com/ a ver si tienes suerte.

Anónimo dijo...

jajajajajaja.

Muy bueno. La de la Paqui me ha encantado. En mi calle hay una parecida pero se llama Jozefi