miércoles, 15 de abril de 2009

Bo

La que está dando que hablar el perrito con nombre monosílabo: Que si era una promesa de Obama a sus hijas, que si tiene pedigrí, que si estaba semiabandonado, que si tenían que haberlo adoptado en una perrera, que si es hipoalergénico...Vamos, un verdadero asunto de estado, qué digo de estado, ¡un asunto internacional!

Si es que a los americanos les gustan mucho este tipo de cosas. Aquí en España somos algo diferentes, no le damos importancia a estos asuntos, aunque puestos a imaginar ¿qué perrito tendrían nuestros políticos?

A Cayo Lara (el desconocido coordinador general de IU), le pegaría un perro de aguas español, ya que esos pelos largos y rizados bien recuerdan a las melenas con rastas piojosas de cualquier hippie de izquierdas estereotipado.

Para Rajoy nada mejor que un pitbull o un rottweiler, razas cariñosas con sus dueños pero muy agresivas con el resto, aunque no haya razón aparente, por eso no son muy aceptadas por la mayoría.

Los canes de Ibarretxe y Carod Rovira estarían claro, serían de alguna raza originaria de sus patrias, nada mejor que un perro de pastoreo vasco y catalán respectivamente.

Sin embargo, Manuel Cháves es más propio de un chucho callejero, un mestizo moreno que pase las mañana tumbado al sol arrascándose las pulgas. Aunque ahora que estoy pensando, con su nuevo estatus le iría mejor un perro de más clase, quizá un chihuahua.

Para Zapatero no lo tengo claro, puede que una buena elección fueran los perros de peluche que van en las bandejas traseras de los coches, esos que mueven la cabeza de un lado para otro pero que en definitiva no hacen nada, pero no se...De lo que sí que estoy seguro es que el peor perro para Zapatero sería Frendy.

¡Cuaito y sed buenos, si podéis!

0 divagaciones mentales: